El primer paso: La experiencia del cliente

Vivimos en una era llena de grandes oportunidades y son nuestros clientes quienes nos harán crecer nuestro negocio. Todo depende de la experiencia que les ofrezcamos y debemos crearla a modo de generar una buena relación, a través de diversos canales de comunicación donde podemos estar en contacto con nuestros clientes.

Antes se creía que la experiencia del cliente era algo que tenían que trabajar los departamentos de marketing de las empresas. Hoy en día sabemos que esto es responsabilidad de todos los que trabajamos en las compañías.

Ellos pueden comunicarse con nosotros a través de nuestras páginas web, redes sociales, servicio al cliente y todos los demás medios que tengamos.

Nuestros clientes deben ser nuestra prioridad y el cómo invirtamos en esta experiencia es la diferencia entre tener ventaja competitiva o ser mediocre e irrelevante.

Por eso, muchas compañías están apostando por soluciones omnicanales. Es decir; soluciones que permitan un acercamiento a redes sociales, SMS, chat, email y video en adición a los canales de voz tradicional.

Una estrategia omnicanal toma en cuenta cada una de las plataformas y dispositivos con el que el consumidor interactúa y con base en esto, se diseñan todos los mensajes, metas y objetivos.